Seguidores

27 de julio de 2014

I'm back...

   El día que dejé de escribir, verdaderamente, no sé en qué estaba pensando. Sé que no fue una decisión tomada, sino que fue algo que ocurrió pero, me culpo de no haber hecho nada para remediarlo.
  Ahora siento como si mi cabeza estuviera llena de páginas y páginas que debieron ser escritas en su momento.
Es tanto lo que tengo dentro, que cuando alguien se encuentra mal, cuando alguien simplemente acude a mi a por ayuda, consejo o llanamente para ser escuchado, mi cabeza sufre un enorme colapso y no sabe que decir. 
Mi boca se ve incapaz de pronunciar una palabra que no esté vacía de contenido, es como si cualquier cosa que pudiese decir no sirviera de nada y entonces me quedo muda, prefiero callar...
En ese preciso y odioso momento, no puedo evitarlo, siento una tremenda impotencia en mi interior que hace que solo me apetezca llorar... Llorar a lágrima viva... Llorar, a choros... 
 Ahora, la pregunta que recorre continuamente mi mente sin duda alguna es: "¿Cómo es posible que yo, haya llegado a este extremo?" 
La respuesta... Puede que fácil de ver para otros pero para mi, ha sido toda una aventura abrir los ojos. 
Y es que simple y llanamente, yo he necesitado la ayuda que tanto he dado tiempo atrás y puedo decir, que ha día de hoy sigo buscando a alguien que me la de, que me la de sin preguntar continuamente, sin agobiarme para que hable, solo esperando a que yo vaya a buscarla, porque tarde o temprano, si sé que esa persona está para mi, voy a ir a buscarla... 



A. Larissa Lorenzo
- XXXV -

2 comentarios:

  1. Mientras esa persona llega, aquí estoy yo... Hola, ¿qué tal tu día?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siento muchísimo no haber contestado antes pero, a pesar de entrar con frecuencia al blog para trabajar en futuras entradas, no me había dado por mirar si tenía comentarios.
      Perdón, todo un error por mi parte.
      No se quien eres pero bienvenido, y mi día supongo que fue, como todos, genial. Gracias!

      Eliminar